26 julio, 2021

El príncipe Harry y Meghan Clarke se casarán la próxima primavera

El príncipe Harry de Gran Bretaña está comprometido con su novia, la actriz estadounidense Meghan Markle, y su boda tendrá lugar en la primavera de 2018, anunció hoy su padre, el príncipe Carlos, en un comunicado.

 

El príncipe Harry de Gran Bretaña está comprometido con su novia, la actriz estadounidense Meghan Markle, con el matrimonio que tendrá lugar en la primavera de 2018, anunció el lunes su padre, el príncipe Carlos, en un comunicado.
Harry, de 33 años, actualmente en quinto lugar en el trono británico, y Markle, de 36, mejor conocida por su papel en el drama legal televisivo estadounidense “Suits”, se comprometieron a principios de este mes, dijo la declaración emitida por Clarence House.
“El Príncipe Harry ha informado a Su Majestad la Reina y otros miembros cercanos de su familia. El Príncipe Harry también ha buscado y recibido la bendición de los padres de la Sra. Markle”, dijo la declaración.
Los duques de Cambridge anunciaron su boda un martes de noviembre de 2010 a través de un comunicado oficial y de una entrevista para la que una nerviosa Kate Middleton lució un vestido azul a juego con su anillo de compromiso, un zafiro rodeado de diamantes que había pertenecido a Diana de Gales. Siete años más tarde, el príncipe Harry podría elegir también un martes –como lo hicieron además sus padres, en 1981– para anunciar al mundo que Meghan Markle pasará a formar parte de la familia real británica. Así lo estipulan el «Daily Mail» y otros medios locales, que también afirman que la pareja ya estaría comprometida desde hace al menos un mes y tan solo se encuentran esperando el momento perfecto para hacerlo público. Según estos mismos rotativos y las casas de apuestas, que han dejado de recibir ofertas sobre el compromiso y el matrimonio de Harry, la boda podría celebrarse en mayo del año que viene.

Markle cerró el pasado viernes la séptima temporada de «Suits», la serie que protagoniza y a la que se dice que no volverá, como tampoco lo hará su novio de ficción, el actor Patrick J. Adams, que también habría dejado el programa. Además, ya se ha mudado oficialmente con Harry, que vive en el Palacio de Kensington, e incluso se ha llevado a Bogart y Guy, sus dos perros, de los que es inseparable. Por si fuera poco, esta semana se pudo ver a la actriz paseando por Londres acompañada de guardaespaldas de la familia real y, según algunos medios, el personal del palacio fue avisado por la propia Isabel II del «inminente» anuncio del compromiso. También fue notificada la primera ministra, Theresa May, que habría liberado su agenda el pasado jueves en espera de la noticia. Sin embargo, después de que se filtrara la información y un grupo de periodistas apareciera en las puertas del palacio, Meghan y Harry habrían decidido posponer el comunicado.
Aunque Markle es divorciada, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ya habría aprobado que la boda se celebre por la Iglesia. Las favoritas son la abadía de Westminster, donde se casaron William y Kate Middleton, o la catedral de San Pablo, aunque algunos medios ingleses afirman que la pareja quiere un matrimonio «no tradicional», por lo que podrían optar por una ceremonia más pequeña y privada en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *